Los implantes dentales en personas mayores

 en Implantes dentales

El concepto de la salud holística es relativamente reciente. Hasta hace pocos años, el cuidado de los dientes era considerado una preocupación exclusiva de la juventud, pues era comprendido como un problema más estético que funcional.

Los avances científicos, han llevado a entender a la salud como un concepto integral, en el que evidentemente, interviene la salud bucodental. Históricamente, se ha asumido la pérdida irremediable de los dientes en la tercera edad, como un proceso natural. Afortunadamente, este concepto ha cambiado y vemos en las salas de espera de clínicas especializadas en implantes dentales, a pacientes cada vez mayores.


¿Por qué perdemos los dientes en la tercera edad?

No existe un dogma establecido de edad para comenzar un proceso degenerativo que termine en la pérdida de piezas dentales.

Por lo general, se establece que con el envejecimiento, se inicia un proceso de disminución de la densidad de los huesos, lo que afecta al sistema óseo, incluyendo al hueso maxilar. Asimismo, la retracción de las encías por acción del envejecimiento, se ha asociado a otro tipo de patologías como la hipertensión o diabetes.  Los dientes como piezas no regenerables, presentan una mayor fatiga mecánica por años de desgaste por la masticación.

Sin embargo, la pérdida de dientes en la tercera edad, se ha demostrado que tiene relación con fallas en la higiene bucal, acumulada por años.

Esto, que conlleva irremediablemente, a enfermedades gingivales como la periodontitis, así como caries profundas y extendidas que afectan la estructura general del diente, produciendo su pérdida. La concienciación del cuidado bucal, no ha estado culturalmente presente en la mayoría de las prácticas diarias de muchos de nuestros abuelos. Sumado a años de malos hábitos alimenticios y otras prácticas nocivas como el tabaquismo o consumo de azúcares industriales.

Sin embargo, esta condición, puede remediarse de manera más benévola y con consecuencias más positivas en la funcionalidad, estética y en general, en la calidad de vida del paciente de todas las edades.


Implantes dentales en la tercera edad 

Es innegable que la implantación de piezas dentales artificiales en un adulto mayor, es un proceso un poco más complejo que en pacientes más jóvenes.

No obstante, la implantología ha experimentado un gran avance en los últimos años e incluso ha dado lugar a una sub-especialidad odontológica llamada gerodontología, una rama de la odontología dedicada exclusivamente al cuidado bucal de adultos mayores.

El proceso de colocar implantes dentales en pacientes mayores, comienza por un estudio exhaustivo e integral del historial médico del paciente. Se deben evaluar, en primer lugar, las causas que han llevado a la pérdida de una o varias piezas dentales.

Una vez establecido un diagnóstico, el equipo especialista prepara toda una estrategia terapéutica destinada a la preparación del paciente para la implantación. En estos procesos, intervienen una serie de especialidades odontológicas, médicas y de apoyo psicológico, en los casos que sean requeridos.

Algunos pacientes, presentan daños acumulados en la estructura bucodental, debido a fallas en la higiene bucal, enfermedades gingivales o lesiones traumáticas en la estructura óseo-gingival causadas por prótesis inadecuadas o en mal estado. Una vez que se ha establecido que existen las condiciones físicas adecuadas, el procedimiento de implantación, es el mismo para un paciente de 18 o de 81 años.

La implantología dental, no tiene edad y los resultados, implican un vuelco de 180º en la calidad de vida del paciente. Ahora, no solo pude comer mejor, disfrutar del sabor de los alimentos de mejor manera y sin miedos por daños en la prótesis, sino que tendrá el mejor de los resultados: ¡Una amplia y bella sonrisa!

Entradas recientes
Los implantes dentales en personas mayores