¿A qué edad se tendría que empezar con la ortodoncia?

 en Ortodoncia

En la mayoría de los casos, los padres observan el crecimiento de sus hijos y hasta que no comienzan a ver caer los primeros dientes de leche no piensan en la necesidad de llevarlos a un dentista.

Es por ello por lo que habitualmente los padres comienzan a traer a sus hijos al dentista cuando cumplen 12-13 años y han mudado por completo la dentadura. Sin embargo, es recomendable llevarlos mucho antes, de manera que pueda revisarse su estado bucal de manera temprana para anticiparse a posibles problemas futuros y ahorrar en tiempo y dinero sin jugar con el bienestar de nuestro hijo.

¿Cuál es la edad ideal para comenzar a tratar a nuestros hijos?

La edad ideal recomendable para la primera revisión del dentista es de 6 años. Con una revisión tan temprana permitiremos al especialista prever posibles maloclusiones o problemas futuros.

El especialista, a través de una revisión y valoración de la mordida de los dientes además del crecimiento de los huesos maxilares podrá ver de manera anticipada posibles problemas futuros y tendrá la capacidad de anticiparse a ellos.

Tras esta primera revisión, lo recomendable es ir de manera periódica a observar el desarrollo de la boca del niño (en el caso de que no haya problemas previos). La boca de un niño se modifica de manera muy rápida por lo que una revisión anual es necesaria.

Esta etapa que va entre los 6 y los 12 años se conoce como etapa de dentición mixta y en ella conviven en la boca de nuestro hijo tanto dientes de leche como los definitivos. En primer lugar salen los molares superiores e inferiores y ellos marcarán el desarrollo de la boca del niño.

Estos molares guían al resto de los dientes definitivos en cuanto a su posición y son fundamentales para prever futuros problemas en cuanto a descolocación de la dentadura. Por ello, debemos llevar un control periódico durante todo este periodo de muda dental.

El tratamiento precoz es muy importante

Como ya hemos dicho, en la etapa de dentición mixta podemos anticiparnos con mucha antelación a problemas futuros y ello puede aportarnos un tiempo fundamental para tratarlo todo mucho más cómodamente.

Los huesos bucales de los niños están en constante crecimiento y desarrollo, y por tanto son mucho más maleables que los de los adultos. Si logramos anticipar un problema podremos solucionarlo de una manera mucho más rápida y menos dañina.

Anticipándonos al problema evitaremos un crecimiento inadecuado y lograremos una corrección mucho más sencilla y menos costosa. De esta manera, una vez lleguemos a los 12 años (edad en la que tenemos todos los dientes definitivos) y salgan los últimos dientes (los segundos molares) tendremos una dentadura perfectamente acoplada y preparada para soportar su salida.

Además, solucionaremos anticipadamente multitud de problemas que pueda haber en cuanto al crecimiento de los huesos maxilares. En el tema de salud bucodental, lo más importante es la prevención. Si quieres más información ¡No dudes en consultarnos!

Entradas recientes

La ortodoncia en adultos - Clínica Dental Manosalbasmolde de dientes para ortodoncia